Dios Quiere Que Seas Rico

Dios Quiere Que Seas Rico

Debo confesarte algo, por muchos años fui uno de los que creí que las personas con dinero eran malas y los que no tenían nada eran buenos.

Perdí muchos años pensando de esta manera.

Mi habilidad para expandir mi pensamiento. Para expandir mis posibilidades. Para elevar mi autoestima. Fue limitada por esta creencia absurda.

Por supuesto.

Asistiendo a la iglesia y escuchando refranes como “De los pobres será el reino de los cielos” y “Más fácil entra un pobre en el reino de Dios que un rico por el ojo de una aguja”, mi subconsciente me decía que si yo era pobre estaba bien.

Que puede que no tuviera dinero pero que por lo menos iría al cielo.

Que el pobre entraría al Reino de Dios…porque era pobre.

Y el rico no entraría al Reino de Dios…porque era rico.

Esto parece ser corroborado por otras historia que hemos escuchado de algunos judíos o dueños de negocios que explotan a los trabajadores y que ser despiadado es la única manera de hacer y acumular dinero, verdad?.

No solo eso, sino que todo el mundo a mi alrededor–que también era pobre–confirmaba esto.

No fue hasta mucho tiempo después que a través de libros y contactos personales me enteré—probablemente de la misma manera como tú lo estás haciendo—que la referida alusión al ojo de la aguja fue sacada de contexto por el beneficio del que cuenta la historia.

Probablemente para ganar adeptos.

Esto es lo que ocurrió.

En tiempos inmemoriales las ciudades (Reinos) eran protegidas por altas paredes que las resguardan de invasiones de bandas armadas y ataques de otros reinos.

Los centinelas, al percibir desde las torres que un gran grupo de hombres armados se estaban acercando, sonaban la alarma y las puertas eran cerradas herméticamente para proteger a la ciudad y los ciudadanos.

Esto funcionaba muy bien durante el día, pero por la noche, cuando la visibilidad era cero, no había manera de ver quien se acercaba.

Por esto, las puertas se cerraban cuando caía la noche y permanecían así hasta el día siguiente.

Esto funcionaba muy bien para la protección de la ciudad, pero era tremendamente inefectiva para permitir la entrada a las buenas personas que por algún motivo u otro no pudieron llegar a tiempo.

Granjeros, ganaderos, comerciantes y muchas otras personas con intenciones ilícitas no podían entrar en la ciudad y tenían que pasar la noche a la intemperie y fuera de sus propias casas dentro de la ciudad.

Al permanecer afuera de las ciudad, estaban expuestos a los peligros de ser asaltados y asesinados por las masas de indeseables que siempre se estacionan a las orillas de las grandes ciudades.

Muy pronto todas las ciudades tenían una puerta lateral que permitía entrar a ellas en horas de la noche y solo hasta determinada hora cuando la población todavía estaba despierta.

Esta era una puerta angosta y baja que permitía a una sola persona pasar y entrar en la ciudad después de que las puertas principales eran selladas.

¿Y qué forma tenía esta puerta lateral?

Angosta en la parte de la cabeza y los pies y mas anchita en el medio–para aquellos que traían paquetitos o extra grasa corporal :-).

Exacto, la puerta tenía la forma del ojo de una aguja.

De allí el nombre “El ojo de la aguja”

Esto permitía a aquellos que venían a pie entrar al resguardo de la ciudad, inclusive de noche, siempre y cuando cupieran por el ojo de la aguja.

La mayoría de las personas no tenían bienes así es que esto no era una gran incomodidad.

¿Pero qué ocurría con los ricos que tenían camellos o caballos y eran dueños de caravanas?

Simple, ellos no podían pasar por el ojo de la aguja.

Si querían entrar a la ciudad a través del ojo de la aguja, tenían que dejar el camello y las carretas afuera. Lo que era casi una garantía de que sus bienes materiales desaparecerían en la noche.

Los ricos nunca pasaban por el “Ojo de la aguja”. Solo los pobres.

Como ves, un hecho perfectamente racional es tergiversado y reacomodado para ejemplificar acciones, doctrinas y actitudes que de otra manera fueran inaceptables y ridículas–pero efectivas–para producir un mayor efecto emocional en beneficio del que cuenta la historia.

Yo conozco pobres que son mentirosos, drogadictos, asesinos, desalmados, irresponsables, tacaños, etc.

También conozco pobres que son buenos amigos, honestos, trabajadores, excelente padres de familia, generosos con su tiempo y con el dinero que tienen, etc.

Conozco ricos que son mentirosos, drogadictos, asesinos, desalmados, irresponsables, tacaños, etc.

También conozco ricos que son buenos amigos, honestos, trabajadores, excelente padres de familia, generosos con su tiempo y con el dinero que tienen, etc.

El dinero es neutral. Hace a la gente mala, mas mala y a la gente buena…mas buena.

Dios quiere que seas tan rico como sea posible porque casi siempre tu riqueza beneficiará a otras personas directa e indirectamente.

Si recuerdas el reportaje especial “Los 10 errores más grandes”, el primer obstáculo para tu felicidad es no tener ambición.

Si construyes una casa valorada en un millón de dólares, parte de ese dinero irá al arquitecto que creó los planos; otra parte irá al ingeniero que hizo los cálculos; otra a los trabajadores que la construyeron.

Esto incluye a los albañiles y sus familias, a los plomeros y sus familias, electricistas, pintores, decoradores, comerciantes de muebles, etc.

A todas las compañías que venden y suministran los materiales para la construcción. Ellos ganan dinero que les permite mantener el negocio y pueden pagarle a los trabajadores de estas…y sus familias pueden sobrevivir.

La lista es inmensa y todas y cada una de las personas que colaboraron reciben beneficios.

Traen dinero a sus casas y pueden alimentar a sus familias y pagar a comerciantes que les venden la comida y el vestido, quienes a su vez producen empleos para otras personas.

Los hijos pueden ir a la escuela para estudiar una profesión que les traerá a su vez más beneficios económicos.

La autoestima de todas estas personas aumenta por ser capaces de sobrevivir y prosperar.

Y a pesar de que todo el mundo se llevó su pedacito…

…la casa todavía está valorada en un millón de dólares.

El valor no se perdió. No se esfumó. Por el contrario. Se multiplicó en la economía por lo menos 7 veces y muchas personas se beneficiaron.

Ese es el inmenso poder metafísico del dinero.

Dar trabajo a otras personas y la oportunidad de alimentar a sus familias y vivir decentemente, te coloca un paso más cerca de Dios.

Lo que me trae al motivo de este mensaje.

Tu presente condición financiera es producto de las ideas y pensamientos que tienes acerca del dinero.

Tu balance bancario y tus deudas son la consecuencia de ideas erróneas.

Lo que realmente nos hace daño no son las cosas que no sabemos. Sino las cosas que creemos que sabemos que son incorrectas.

Las personas que tienen dinero no tienen esta mentalidad restrictiva.

Si tus creencias son incorrectas y parcialmente negativas, está comprobado que tu sabotearás inconscientemente todos tus esfuerzos de hacer y acumular dinero.

Si piensas que tener ambición y querer una mejor casa, valorada en mucho dinero, es un desperdicio (y penado por Dios) entonces estás eliminando tus posibilidades de contribuir grandemente a la felicidad de otros seres humanos.

Este hecho es conocido y comprobado por la personas de más éxito a través de la historia. Cuando ellos contribuyen a la sociedad, la vida los premia con más dinero y más posibilidades.

Este es el mensaje principal de la película y el libro “El Secreto”.

No importa que tanto esfuerzo pusiste para conquistar a tu pareja. Te aseguro que tarde o temprano la relación se deteriorará si no hay dinero disponible para cubrir necesidades básicas o uno que otro lujo.

Si hasta ahora te has encontrado saboteando tu éxito financiero y quieres eliminar tus creencias subjetivas acerca del dinero y la felicidad, es hora de que revises tus creencias y modos de pensar acerca del dinero y su relación con las personas.

Es en momentos así cuando leer frases de motivacion te ayudara mucho.

Si realmente quieres obtener dinero lo primero que debes hacer es descubrir cómo piensan los ricos para que empieces a transformar tu mente para que aprendas como ganar dinero y de esa manera puedas contribuir con otras personas.

Recuerda, yo estoy de tu lado…Nelson.

Regresa a la página principal de autoestima