Como Pagar Tus Deudas Parte 5

Regresar a la página 4

Tablilla N° 1

Esta noche de luna llena, yo, Dabasir, que acabo de salir de la esclavitud en Siria, decidido a pagar todas mis deudas y convertirme en un hombre rico y digno del respeto en mi ciudad natal de Babilonia, grabo en barro este informe permanente de mis negocios para que me guíe y me ayude a cumplir mis mayores deseos.

Siguiendo el consejo de mi sabio amigo Maton, el prestamista de oro, me he decidido a seguir el plan preciso que, por lo visto, permite a los hombres honorables liberarse de sus deudas y vivir en la riqueza y en el respeto a sí mismos.
Este plan incluye tres objetivos que son mi esperanza y mi deseo.

Primero, el plan me permitirá gozar de una cierta prosperidad.

Así, apartaré la décima parte de lo que gane y será un bien que conservaré. Maton habla sabiamente cuando dice:

El hombre que guarda en su bolsa el oro que no necesita gastar es bueno para con su familia y leal a su rey.

El hombre que sólo tiene unas cuantas monedas de cobre en su bolsa es insensible respecto a su familia y a su rey.

Pero el hombre que no tiene nada en sus bolsa es cruel con su familia y desleal a su rey, pues su corazón es amargo.

El hombre que desea triunfar debe tener en su bolsa dinero para poderlo hacer tintinear; y en su
corazón amor para su familia y lealtad para con su rey.

En segundo lugar el plan prevé que cubra mis necesidades y las de mi mujer, que ha vuelto lealmente conmigo de casa de su padre. Ya que Maton dice que quien cuida de una esposa fiel tiene el corazón lleno de respeto a sí mismo y gana fuerza y determinación para sus proyectos.

De manera que usaré siete décimos de lo que gane en comprar un casa, ropas, comida, y una suma que dedicaremos a otros gastos para que nuestras vidas no estén exentas de placeres y satisfacciones.

Pero Maton me ha recomendado que cuide de no gastar en estos honorables conceptos más que los siete décimos de lo que gano. El éxito del plan reposa en esta recomendación; hemos de vivir con esa porción y nunca tomar o comprar más de lo que podamos pagar con ella.

Tablilla N° 2
En tercer lugar el plan prevé que pague mis deudas con lo que gane.

Cada luna, las dos décimas partes de mis ganancias serán divididas justa y honorablemente entre todos los que, habiendo confiado en mí, me han dejado dinero y llegará el momento en que todas mis deudas serán liquidadas.
Para dar fe de ello, grabo aquí el nombre de todos los hombres con los que estoy en deuda y la
cantidad justa de lo que les debo.

Farra el tejedor, 2 monedas de plata, 6 de cobre.
Sinjar el fabricante de colchones, 1 moneda de plata.
Ahmar, mi amigo, 4 monedas de plata, 7 de cobre.
Akamir, mi amigo, 1 moneda de plata, 3 de cobre.
Diebeker, amigo de mi padre, 4 monedas de plata, 1 de cobre.
Alkahad, el dueño de la casa, 14 monedas de plata.
Maton el prestamista de oro, 9 monedas de plata.
Birejik el agricultor, 1 moneda de plata, 7 de cobre.
(A partir de aquí la placa está gastada, el texto es indescifrable)

Continuar en página 6